miércoles, 29 de diciembre de 2010

Romeo y Julieta

ROMEO. Se ríe de las cicatrices quien nunca ha sentido una herida... (Julieta aparece arriba, en la ventana) pero, ¡calla! ¿Qué luz se abre paso por aquella ventana? Es el oriente, y Julieta es el sol. Levántate, bello sol, y mata a la envidiosa luna, que ya está enferma y pálida de dolor porque tú, su doncella, eres más hermosa que ella: no seas su doncella, puesto que es envidiosa; su ropaje de vestal no es sino pálido y verde, y no lo llevan más que los locos; arrójalo. Es mi dama; ¡ah, es mi amor! ¡Ah, si supiera lo que es! Habla, pero no dice nada; ¿qué es eso? Sus miradas hacen discursos: les responderé. Soy demasiado atrevido: no es a mí a quien habla: dos de las estrellas más bellas de todo el cielo, teniendo algo que hacer, ruegan a sus ojos que chispeen en su esfera hasta que ellas vuelvan ¿Y si sus ojos estuvieran allí, y las estrellas en su rostro? La claridad de sus mejillas avergonzaría a esas mismas estrellas como la luz del día a una lámpara: sus ojos, en el cielo, brillarían con tal claridad por la región etérea, que los pájaros cantarían creyendo que no era de noche. ¡Mira cómo apoya la mejilla en la mano! ¡Ah si yo fuera un guante en esa mano, para poder tocar su mejilla!
-
Romeo y Julieta, acto segundo, escena segunda
Traducción de J.M. Valverde

3 comentarios:

Lord Enzi dijo...

Romeo y Julieta fue la primera obra de Shakespeare que leí, allá por 1.991. Me sigue pareciendo de las mejores obras del bardo inglés, y, sin duda, de las más maltratadas por la cultura popular (junto a "El mercader de Venecia", que le pregunten a Al Pacino...). El problema es que le envuelve tal aura de cursilería que la ha vuelto insufrible. Leyéndola tal cual, sin este ruido de fondo, es una obra potentísima, a disfrutar plenamente.

Bartlobio dijo...

Completamente de acuerdo: ¡es una obra fascinante y escrita de una manera tan elegante e inteligente! Creo que muchos estábamos demasiado influidos por el tópico que acompaña a la obra, y que seguramente habrán elaborado muchos que no la han leído.
Sin duda uno de mis tres Shakespeares favoritos, junto a Ricardo III y Hamlet.

Lord Enzi dijo...

¿Ricardo III? Sorprendente... Antes, para mí, Macbeth, Otelo... incluso Much ado about nothing.